Artículos del Autor


Un corazón sediento de vida también se cansa de comer migajas.

Desde hace tiempo no escribo en mi blog con un acento personal y directo.
Siempre hago alago de prisas o escribo con cierto recelo.
Hoy a las vísperas del nuevo año, tengo una hora libre por delante.

De fondo una canción oscura de Bunbury, una tenue lampara en la esquina alumbrando la humedad del techo, mis pies fríos acorralados sobre dos zapatos viejos, huyendo del suelo casi congelado.

Pantalones cortos y un suéter de lana, elegante, lo que se dice elegante no estoy.
Hace varios días que no duermo bien, intranquilo, doy vueltas en la cama mirando el techo, escuchando de fondo
la televisión; y solo cuando sale el sol, solo entonces, puedo dormirme.

Más tarde me levanto, dolorido, con frío, vago por la casa intentando despertar mi cuerpo y mi mente; y lo único que logro es desear, más, meterme entre las sábanas.

Hoy me he dicho, para, siéntate, ponte algo de música, relájate, suelta esos nervios, esa impaciencia, y aquí estoy.
Ahora acabo de cambiar la canción y he puesto “Song To The Siren” de This Mortail.
Es más evocadora, distante y superflua.
Me dije, escribe, quién sabe si ahora mismo hay una o dos o cientos de personas sentadas en sus hogares, en un tren,
en el autobús  mirando un punto fijo, perdidas, con la mente en blanco y el corazón sediento, como yo.

Mi cuerpo late desesperado en mi interior anhelando algo, ¿el qué?, no lo se, un fin, una meta, una incógnita, no lo se.
Me doy cuenta de como mi mente se confunde con miles de conceptos, de retos, y a la vez ella misma huye de eso y se queda en un
infinito vacío, blanco y transparente.
Pero este corazón sigue latiendo y separándome el pecho del alma.
¿serán ganas de volar?
¿será el deseo de cerrar los ojos saboreando la tranquilidad de estar en paz?
No lo se.

Puedo jugar a ponerme en el papel de tercera persona y juzgarme desde afuera, pero aún así solo puedo ver a un niño asustado.

¿Por qué escribo esto?
Por que supongo que si yo leyera de otra persona, calmaría mi ansiedad sabiendo que no soy el único; que quizás un deseo
universal capta los corazones hambrientos. Y que tu y yo somos dos de ellos.
En una época de información distorsionada como esta, en donde los contactos entre personas son simples, básicos, interesados;
en donde la tecnología nos ha sumergido en pequeños bunkers caseros desde nos comunicamos con el exterior, un exterior ficticio.
Nos adentramos en páginas web para conocer más y más personas, compartir nuestros sueños e inquietudes, buscamos el apoyo de cuantos
más mejor; y de una forma extraña al salir a la calle, rodeado de los mismos que intentas captar en la web, nos sumergimos e ignoramos
a quellos que en cuerpo físico están ahí , en el ahora.
Creo que me he desviado algo del tema.
En fin, estas cuatro paredes me enseñan a ver lo que hay detrás de ellas, pero mi razón, solo sabe confundirse, deseando en demasia,
esperando de más, y solo me llegan desiluciones.
Y ahí estoy, perdido pisando tierra, volando con los pies enterrados en la arena, confundido.
Si estas igual, supongo que nos queda no preocuparnos.
Tranquil@, un corazón sediento de vida también se cansa de comer migajas.

 

El cielo que siempre os merecisteis

Siento mucho si mis palabras suenan un poco agresivas, pero lo son. He visto la película “Desde Mi Cielo” altamente recomendada. Se basa en como una niña es brutalmente asesinada por un vecino y ella desde un cielo intermedio, entre dos realidades ve todo y vive todo junto al sufrimiento de sus padres.
Es tanta la rabia, el odio, el rencor, la impotencia que siento al ver la película, mezclado con tristeza. Aún más ahora que soy padre desde hace un mes.
Gracias que la naturaleza me ha dotado de un instinto devastador de protección.
Pero desde aquí lo digo, dios o el demonio salve a aquel que ante mi presencia o conocimiento haga algo parecido o simplemente se le pase por la cabeza, porque, y si, suena amenaza, no le quedara pedazo de piel sobre su cuerpo que yo no arranque con mis propios dientes y agua hirviendo.
En memoria de todos aquellas niños y niñas que han sufrido el brutal ataque de un basura de estos.
Niñas y niños, estaréis en nuestra memoria y en nuestro presente, estáis en nuestros deseos de un mundo mejor.
Estáis en un cielo diferente al que iremos todos nosotros, estáis en un cielo lleno de colores y nubes de sabores. El cielo que siempre os merecisteis.
El odio que rozó vuestras vidas, olvidadlo. Sois mejor que eso, estáis por encima de eso.
Solo en mí queda el odio que nace, por no poder ayudaros, o no poder vengaros.
Pero vuestras vidas me han enseñado a tener mil ojos y mil oídos para cuidar, proteger a otros y por supuesto para juzgar a los diablos que aún rondan esta Tierra.
Os tengo presente siempre, y espero que jamás vuestros ojos tengan lágrimas, ojalá vuestros días sean mañanas con un sol inmenso.
Os quiero.

 

Te espero en la orilla gris

Preferiblemente leedlo con el audio que me inspira

http://youtu.be/cg_dRAmSzvA

¿Desde cuándo habitamos este cuerpo caliente? ¿Desde cuando cuándo duermo intranquilo pensando en todo lo que rodea la locura?
¿Y tu mano? tu mano al borde de un abismo o junto al río.
¿Y tu boca? tu boca con sabor a dulce azufre.
No soy más que un leve goteo de imperfecciones enclavado al principio de este puente.
Gris, frío, ruidoso pero silencioso puente; y me veo sin colores y me hayo sin sabores.
¿Desde cuándo abandoné la rutina del circulo vicioso para dejarme caer en esta espiral de pensamientos “irracionales”? ¿Desde cuándo tengo que buscar en las huellas tu rostro?
¿Y tu pelo? tu pelo ondea ya sin mis suspiros.
¿Y tu vientre? tu vientre no absorbe mi cansado sudor.
Nota de un suicida enamorado de la incongluencia de vivir.
Y tus manos junto a tu boca, y tu pelo sobre mi vientre, y este circulo vicioso junto al puente, y este cuerpo caliente no es más que el borde mismo de la locura.
Despega conmigo de todo aquello a lo que el alma se acostumbro, para juntos, nacer a un océano de grandiosas dudas.
Te espero en la orilla gris.

 

Todo lo falso está cayendo

Estamos en una época en la que todo lo que era falso está cayendo, el dinero es deuda y por desgracia compra la confianza. La religión está en crisis, ahora solo es un aliado de las dictaduras. La economía antes era oro o sal, era algo, ahora solo es un papel impreso, y ese papel es mentira. Estamos dominados y encarcelados en solo descripciones y conceptos, porque está claro que la palabra perro no muerde. Ya hoy en día no vivimos en el mundo, vivimos en un mapa. He ahogado mi instinto y oscurecido mi espíritu. Todo se está cayendo, que maravilla. Al final solo quedará lo esencial.

Inspirado en un comentario de Alejándro Jodorosky

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s