Hablando con mi cuerpo ante el espejo


 

fantasmas espejo1Como es de costumbre nos da miedo todo. Arriesgar a la hora de amar, correr tras el último metro, dejar un recorrido de años para lanzarnos a una nueva meta, todo nos da miedo.

Evitamos dar respuestas directamente mirando a los ojos, esperamos a que los demás vengan a nosotros, no alzamos la voz cuando algo no nos gusta, giramos la cabeza si nos señalan.

No dejo de observar cuerpos cobardes que no se rebelan contra sus propios sueños.

¿Cuándo te darás cuenta de que eres un simple saco de huesos y carne que se mantiene activo por una impetuosa fuerza interna que todos desconocemos?

Esa chispa está dentro de ti, es parte de algo mágico.

Os veo como afortunados que habitan este universo con una nave llamada cuerpo, un vehículo dotado de terminaciones nerviosas, emociones, sensaciones, y sentidos.

Para colmo nos ponen delante un mundo lleno de sabores, olores, amores, y mil y una cosas.

Entonces, ¿qué me he perdido?

Yo juego a verme ante el espejo, y hablar a mi cuerpo.

-Hola, cuerpecito, entonces eres tu el pedacito de polvo de estrellas que me ha tocado para habitar y pasármelo genial , ¿no? Vamos a ver, hagamos un trato, yo me encargo de ser el cerebro que te alimentará correctamente, para que tengas fuerza, haré que duermas tus horas, te cultivaré con cultura y te aceptaré tal y como eres. Yo a cambio te pido viajar dentro de ti todo el tiempo que dure esta relación, yo te trato bien y tú me tratas bien. Yo haré planes para probar todos los sabores de este mundo, y tú abrirás la boca para saborearlos, conoceré amores y tu corazón se encargará de latir muy fuerte, de hecho podemos ponernos de acuerdo y comunicarnos mediante él. Es sencillo este acuerdo, te propongo una aventura en donde ambos cuidaremos uno del otro y juntos escribimos una historia fugaz llena de emociones y experiencias.

Bueno así le hablo yo a mi cuerpecito cada mañana ante el espejo, quién sabe cuanto durará esta estrecha relación, pero mientras dure escucharé sus quejas, lo cuidaré, y lo aceptaré tal y como es, el sin embargo me ofrece las mejores herramientas para almorzarme este mundo.

Por eso no entiendo las personas que lo atacan, que humillan a su cuerpo, que lo intoxican, que se miran al espejo y nos les gusta, lo ven delgado o gordo. No saben ver el impresionante milagro de esa relación. Entonces, dime ¿qué harás tú al respecto?

Por Oliver Carballo

Lee más de sus artículos en la web destinocero.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s